lunes, 8 de septiembre de 2008

JUAN BOSCH, SOBRE MAXIMO GOMEZ BAEZ


Para el profesor Juan Bosch el “más grande hombre que ha nacido en nuestra tierra” lo fue el Generalísimo Máximo Gómez Báez. Esto no desdice la condición de duartiano de Bosch, pues en el siglo XX fue uno de los más puros seguidores del pensamiento y la obra del Padre de la Patria, al punto de crear el Partido de la Liberación Dominicana teniendo como fundamento o proclama de "completar la magna obra de Juan Pablo Duarte".

Juan Bosch dice que Máximo Gómez fue el “más grande jefe guerrillero que ha dado la historia” de la humanidad.

Sin embargo, el historiador Euclides Gutiérrez Feliz atribuye a Juan Bosch una frase que no es propia (no es de la autoría de Bosch) sobre Gómez, “el Napoleón de la Guerrilla”.

Bosch no se inventó ni creó esa frase, la propagó en una conferencia sobre Gómez y aparece en un libro suyo, pero la frase data de 1897 utilizada por primera vez por el periódico inglés The London News; lo más importante es que Bosch nunca reclamó la autoría de la misma, al contrario lo consigna en una conferencia suya el 10 de octubre de 1976 en el Conservatorio Nacional de Música.

Bosch dice “Máximo Gómez se anticipó a los admirables jefes de la guerra de Viet Nam utilizando a la naturaleza cubana como si fueran sus soldados”. Referido esto a las formidables tácticas utilizadas por Gómez en La Reforma, un lugar con apenas 60 kilómetros cuadrados, cuando se mantuvo allí sin avanzar durante meses dando combates de entretenimiento a las tropas españolas y ocasionarles miles de bajas, para atraer la atención del general Weyler para que Maceo pudiera avanzar a Occidente y Gómez mantuvo sobre sí la atención de 10 mil soldados españoles a los cuales burló con algo más de mil soldados.

Decía Gómez que ahí tenía prisioneros a 10 mil soldados españoles, pues estaban tras él y así no podían dar combates a las diferentes tropas del ejercito libertador que combatían tanto en Oriente como en la marcha a Occidente.

Ahí puso Gómez de manifiesto sus extraordinarias dotes de estratega militar (guerrillero), pues sus mejores generales eran los meses de julio, agosto y septiembre por las lluvias; pero en La Reforma Gómez se valió de la naturaleza: terreno irregular, lagunas, mosquitos, jejenes, etc. y con ello dio combates a Weyler.

Bosch estudió con profundidad las acciones militares de Gómez, pero igual analizó su pensamiento político; y lo fundamental estudió de manera muy original las luchas de clases que se produjeron al interior del gobierno revolucionario (cubano) frente a Gómez. Es decir la oposición de los jefes políticos del gobierno cubano frente a Gómez, e incluso de algunos generales, porque su origen era burgués y la campaña de la tea concebida y ejecutada por Máximo Gómez afectaba las riquezas de Cuba y por tanto esos jefes que tenían centrales azucareros y/o grandes cañaverales, grandes fincas se sintieron afectados. De ahí que quien estudie la historia de Cuba debe tener en cuenta esos elementos para entender el porqué o los porqué de los enfrentamientos o las acusaciones de cubanos al generalísimo. Y entonces se inventan que era sanguinario, que era un dictador, que quería todo el poder, etc. Estudiemos a Bosch sobre Máximo Gómez.